El titular de la Fiscalía Anticorrupción, Jesús Homero Flores Mier, informó que dicha unidad especializada cuenta con diversas carpetas de investigación contra el Sindicato Nacional de Trabajadores Sección 5ta en Coahuila por posibles actos de corrupción.

Tras una serie de acusaciones que se han hecho los agremiados contra sus representantes, Flores Mier informó que las carpetas de investigación han ido avanzando en sus diligencias y y se han realizado diversos citatorios para recabar las declaraciones de los trabajadores de la Sección, así como el desahogo de investigaciones que se deben realizar entorno a la acusación.

“Existen las carpetas de investigación y se está llamando a quien se tenga que llamar. Debemos respetar los principios de presunción de inocencia. La información es reservada, no nos podemos adelantar”, manifestó el Fiscal especializado respecto a que la carpeta podría ir directamente en investigación contra el líder sindical José Luis Ponce Grimaldo.

Ante ello, Flores Mier no detalló cuantas carpetas de investigación han sido iniciadas contra el Sindicato, sin embargo, dijo que estas finalmente presentarán la acusación que resulte; es decir, que las mismas se pueden centrar en un solo delito.

A finales de agosto de 2019, a través de una carta presuntamente firmada por Antonio Rivas, vicepresidente del Fondo del Ahorro de la Sección 5, el secretario general, José Luis Ponce Grimaldo, fue acusado de desviar recursos a beneficio de sus cercanos.

De acuerdo con el contenido del documento, dicha acusación se hizo a raíz de los cuestionamientos sobre el destino de por lo menos 40 millones de pesos faltantes en la entrega de la prestación del fondo de ahorro para trabajadores de la educación en Coahuila, de la cual se evadió respuesta por parte del Secretario.

Después de eso, otros agremiados realizaron acusaciones por anomalías en las se detectó que desde la Sección 5ta se había hecho la compra de una camioneta GMC Acadia de lujo y cuatro autos para uso sindical, los cuales fueron adquiridos presuntamente con fondos que estaban en cheques de maestros que ya fallecieron y con recursos de la cuenta corriente del fondo.

En dicha acusación, las fuentes también comentaron que también se usaron tarjetas “empresariales” que estaban ligadas a las cuentas del Fondo de Ahorro y en las que se hicieron cargos en conjunto por hasta 10 millones de pesos. Esas tarjetas, presuntamente, sólo podían ser utilizadas con la autorización de Ponce Grimaldo, secretario general de la sección 5.