Un hondureño enfrenta una acusación federal por agredir a un agente de la Patrulla Fronteriza de EEUU, luego de un incidente en un puesto de control de inmigración, el 7 de octubre.

“Los actos de violencia contra nuestros agentes no serán tolerados”, dijo el agente jefe de la patrulla del sector de Del Río, Raúl L. Ortiz. “Este incidente es un ejemplo de delincuentes que tienen un desprecio flagrante por la ley, así como la seguridad de los agentes y el público en general”.

Alrededor de la medianoche, los agentes de la Patrulla Fronteriza de la Estación Carrizo Springs, asignados a tareas de control, encontraron un Dodge Ram 2500. Los agentes remitieron el vehículo para una inspección más extensa, durante la cual los agentes determinaron que los dos ocupantes eran ciudadanos de Honduras.

Cuando los agentes intentaron extraer a los sujetos del vehículo, el conductor aceleró e hirió a un agente. El conductor y el pasajero huyeron del puesto de control en el vehículo y fueron detenidos cerca de Carrizo Springs. El agente lesionado fue tratado y dado de alta en un hospital local.

El conductor, un hondureño de 28 años, había sido arrestado previamente en Laredo por ingresar ilegalmente a los Estados Unidos en julio de 2016.

El pasajero, un hondureño de 17 años, había sido arrestado previamente en Brownsville por ingresar ilegalmente a los Estados Unidos en marzo de 2019.

El conductor enfrenta un cargo asalto a un oficial federal, que conlleva una sentencia máxima de 20 años en prisión. El pasajero fue procesado según las pautas de Aduanas y Protección Fronteriza.