Al menos cinco muertos, entre ellos tres niños, tras explosión cerca del aeropuerto de Kabul

Estados Unidos había advertido de que podía producirse otro ataque terrorista de manera inminente.

Por: Agencias

Afganistán.- Al menos cinco persona, tres de ellos niños, murieron este domingo tras una explosión en una vivienda cerca del aeropuerto internacional de Kabul, donde las fuerzas internacionales llevan a cabo la fase final de las evacuaciones, informaron a EFE fuentes oficiales.

La explosión fue causada por “un cohete que golpeó en una casa ubicada en el distrito 15 de la capital”, ha dicho Qari Rashed, un oficial de la Policia de Kabul.

Hasta el momento “cinco civiles, incluidos tres niños, murieron en el incidente”, dijo a EFE en condición de anonimato un médico del hospital de Khairkhana de Kabul, a donde han sido trasladadas las víctimas.

Una información similar ofrece la cadena británica BBC que cita a un funcionario del ministerio de Salud, quien asegura que el estallido se debió a un cohete que impactó un edificio cercano al aeropuerto Hamid Karzai de la capital afgana.

Tolo News, el único canal de noticias de Afganistán, reporta que testigos presenciaron la explosión, que se habría producido en el barrio de Khawja Bughra, cercano a la terminal aérea.

Así mismo, un portavoz talibán ha informado de un ataque estadounidense en Kabul que tenía como objetivo a un terrorista suicida que pretendía hacer estallar un coche bomba en el aeropuerto, según indica la cadena Al Yazira, a la espera de la verificación por parte del Ejército estadounidense. Se desconoce por el momento si este suceso guarda relación con la explosión del cohete.

Este incidente tiene lugar después del atentado de la filial afgana de la organización terrorista Estado Islámico que costó las vidas de 170 personas, entre ellas 13 militares estadounidenses, el pasado jueves, cerca del aeropuerto de la capital afgana, en medio del proceso de evacuación tras la conquista talibán.

Según informan algunos medios, Estados Unidos había emitido un aviso previamente de que podía producirse un nuevo atentado como el que acabó con la vida de decenas de personas el pasado jueves. Un oficial de seguridad de las tropas occidentales comentó a Reuters esta madrugada que había menos gente en las puertas de la instalación aeroportuaria tras el aviso de las autoridades norteamericanas.

Precisamente, el presidente estadunidense, Joe Biden, ha acudido este domingo a la base aérea de Dover, Delaware, para recibir los féretros de los 13 soldados muertos en el atentado del jueves en el aeropuerto de Kabul, reclamado por el Estado Islámico. La Casa Blanca anunció un cambio en la agenda del gobernante e informó de que ya estaba de camino a Dover, donde él y la primera dama, Jill Biden, también tienen previsto reunirse a puerta cerrada con las familias de los soldados fallecidos.

Tanto Biden como la primera dama iban vestidos de negro, según pudo ver el grupo de periodistas que siempre acompaña al presidente de Estados Unidos. La base aérea de Dover es la encargada de recibir los restos mortales de los soldados estadounidenses que mueren en el extranjero desempeñando su misión. Los restos mortales suelen llegar en un ataúd envuelto en una bandera estadounidense, el cual es transportado por miembros de las Fuerzas Armadas desde el avión hasta un coche fúnebre, en presencia de los familiares de los fallecidos.