El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó en conferencia de prensa cinco opciones para el destino del avión presidencial, que en días pasados regresó al país, entre las que destacan una rifa a cargo de la Lotería Nacional con seis millones de “cachitos”.

López Obrador refirió que ya hay una propuesta de un comprador que ofreció 125 millones de dólares (mdd), sin embargo, el avalúo que hizo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es de 130 mdd.

Otra propuesta es realizar un intercambio con Estados Unidos por equipo médico para los hospitales públicos; otra opción es rentarlo por hora, bajo la administración de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).

“Aquí se buscaría que no fuese tanto la renta, pero que sí se rentara a quienes quisieran usarlo para cualquier actividad. Un avión de estos puede tener un desempeño, tiene capacidad para 800 horas al año, cuidándolo, el mantenimiento que necesita”, señaló.

Una más es vender el avión presidencial a empresas nacionales en 12 partes: “hay ya dos ofrecimientos, corresponde como a 11 millones de dólares por empresa, como una sociedad. No es fácil esto porque si el presidente no lo va a usar, pues qué empresa va utilizar un avión así. La verdad es que fue un exceso, ya ni los más ricos del mundo”.