En hechos separados, dos indocumentados delincuentes sexuales fueron detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza en las poblaciones de Eagle Pass y Bracketville.

Raúl L. Ortiz, jefe de la Patrulla Fronteriza el sector Del Río, dijo que estos arrestos demuestran la importancia de la misión de la agencia para proteger a las personas de los Estados Unidos y las comunidades.

En el primer caso, ocurrido el pasado fin de semana, los agentes de la Patrulla Fronteriza asignados a la estación de Brackettville aprehendieron a un ciudadano hondureño poco después de haber ingresado ilegalmente a los Estados Unidos.

Los registros revelaron que en 1998 fue condenado a tres años de prisión por tocamientos e indecencia en contra de un menor en el condado de Los Ángeles, California. Fue deportado a Honduras en el 2001.

En el otro caso, los agentes de la estación de Eagle Pass arrestaron a un ciudadano mexicano luego de que ingresara ilegalmente al país.

En 2009 fue condenado por agresión sexual contra un menor en el estado de Indiana y deportado a México en 2010.

Como delincuentes convictos, ambos sujetos enfrentan un cargo reingreso después de la deportación, que conlleva una sentencia máxima de hasta 20 años de prisión.