Redacción.- Richard Huckle, condenado a 22 cadenas perpetuas en 2016 por haber violado y abusado a unos 200 bebés y niños en Malasia, fue hallado muerto este domingo en la cárcel en la que cumplía su condena.

Huckle, conocido como el “pedófilo del año sabático”, fue encontrado muerto con múltiples heridas de arma blanca en su celda en el condado de Yorkshire.

El sujeto había visitado Malasia por primera vez durante año sabático que se tomó cuando tenía 19 años, ahí el exfotógrafo, de 33 años, logró acercarse a menores en comunidades empobrecidas por su formación como profesor de inglés, incluso también hizo uso de su fe religiosa (fue miembro de una iglesia baptista) para introducirse en comunidades cristianas malasias.

Huckle admitió un número sin precedentes de delitos, 71 casos, contra niños de entre seis meses y 12 años desde 2006 hasta 2014 y compartió las imágenes en la ‘Internet oscura’, aunque se cree que el sujeto abusó a casi 200 menores, según el tabloide The Sun.

El criminal fue arrestado por agentes de la Policía londinense, que había sido avisada ​​por las autoridades australianas, cuando llegó al aeropuerto de Gatwick de la capital británica para pasar las Navidades con su familia en 2014.

Los detectives lograron recuperar más de 20.000 imágenes de niños de la computadora de Huckle, a pesar de que este se negó a colaborar y entregar las contraseñas.