Asesinó a su esposa y culpó luego al COVID-19

Washington.- Júpiter, una pequeña ciudad de Florida no sale de la conmoción. Allí, según la policía, un hombre asesinó a su esposa e intentó ocultarlo, pero fue descubierto gracias a un mensaje de texto relacionado al coronavirus​.

Todo sucedió a mediados de marzo, cuando Gretchen Anthony, una mujer de 51 años que tramitaba su divorcio, desapareció. Pocos días después, una amiga suya recibió un mensaje en su celular. Tras sospechar que algo le pasaba, decidió denunciar los hechos a la policía.

En el texto, Gretchen le contó que dio positiva en una prueba de coronavirus, según detalló la cadena de televisión estadunidense WPEC-TV. Y que, por eso, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) la retuvieron en el hospital Jupiter Medical Center.

Esta amiga de Gretchen no fue la única que recibió un mensaje de este tipo, aunque con un agregado: la iban a llevar a un CDC de Belle Glade, Florida, y estaba a punto de “ser sedada”.

Todo fue mentira: la mujer no figuraba entre en la lista de pacientes del hospital ni existe un centro de CDC en Florida.

La policía investigó en los alrededores de la casa de la mujer y realizarle preguntas a los vecinos. Todo el panorama comenzó a aclararse cuando uno de ellos les preguntó si habían ido a buscar información sobre “el ataque del sábado por la mañana”.

Según el relato de esta persona, unos “gritos espeluznantes” de una mujer lo despertaron a la madrugada. “¡No!, ¡no! Duele”, dijo que también escuchó desde el patio de la casa de Gretchen.

Otro testigo le dijo a la policía que el lenguaje utilizado en los mensajes de texto no correspondía a ella, sino a su pareja, David Anthony (de 44 años).

El hombre fue detenido en Las Cruces, Nuevo México; su plan era escapar hacia México.

David Anthony no ha confesado el crimen, pero es el principal imputado. El cuerpo de Gretchen hasta ahora no ha sido encontrado.