Ashli Babbitt, la veterana y simpatizante de Trump que murió en toma de Capitolio de EU

Ashli ​​Babbit era una veterana de 14 años que sirvió en cuatro giras con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos

Estados Unidos.- Ashli Babbitt fue la mujer que falleció tras la toma del Capitolio a manos de manifestantes por Trump. Originaria de San Diego, la víctima era una veterana que sirvió por 14 años en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Fue oficial de seguridad de alto nivel durante su tiempo en servicio.

De acuerdo con el testimonio que dio su esposo a KUSI News, Babbit era una firme defensora del presidente Trump y una gran patriota para todos los que la conocían.

En su cuenta de Twitter, sus últimos mensajes fueron alusivos a lo que ocurría en Washington.

“Nada nos detendrá…. Pueden intentarlo y probarlo, pero la tormenta está aquí y está descendiendo sobre Washington DC en menos de 24 horas … de oscuridad a la luz “, posteó.

Desde el 4 de enero subió mensajes como “algo grande va a pasar”, además de retuitear mensajes de partidarios de Donald Trump que viajaron a la capital del país para el mitin y la posterior toma del Capitolio.

Un video del momento en que ocurrieron los hechos permite escuchar las detonaciones y de inmediato se aprecia a la mujer portando ropa oscura, envuelta en la bandera de Estados Unidos caer al suelo al interior del edificio.

Al momento de la detonación que vino de fuera, Ashli Babbitt se encontraba parada en una silla dentro del edificio y observaba hacia afuera. De inmediato cayó al suelo y quedó inerte mientras la sangre brotaba de su boca.

De inmediato algunos de los manifestantes intentan acercarse, pero los elementos de la policía que estaban ahí les piden a gritos retroceder para intentar dar auxilio a la mujer que ya estaba inmóvil en el suelo.

En el video de apenas un minuto de duración se escuchan los gritos de la policía y el forcejeo con quienes habían irrumpido en el Capitolio.

Aunque no se reveló su identidad, medios norteamericanos dieron a conocer que la mujer recibió un disparo en el pecho y fue trasladada a un hospital en estado crítico, donde perdió la vida.

Los manifestantes, entre los que se encontraba la víctima fatal de la toma del Capitolio, rompieron ventanas e ingresaron violentamente a las oficinas de los legisladores, entre ellos de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes.

En diversas fotografías de la toma del Capitolio, se vio a elementos policiacos que apuntaban sus armas hacia los manifestantes que se encontraban dentro del edificio. Sus rostros se alcanzaban a ver a través de los vidrios rotos.