Luego de registrarse una revuelta por parte de migrantes africanos y centroamericanos en las oficinas del Instituto Nacional de Migración del Puente Internacional 2, ambos puentes fueron cerrados para realizar simulacros por parte de la CBP de Eagle Pass.

Durante el hecho, se atiendió a personas con problemas de salud en el Puente Internacional 1, mientras el tráfico continuaba detenido.