Dar el trato de terroristas a las organizaciones criminales permitiría operaciones militares en suelo mexicano, como se hace en Irak, Afganistán o Siria. El Ejército de Estados Unidos opera, justificado en ese estatus, en varios países del mundo sin tener que consultar con autoridades locales. Y realiza ataques que considera de “legítima defensa” porque están justificados en su propia legislación como ataques “preventivos”.

Congresistas de Estados Unidos e incluso medios de ese país presionan al Gobierno de Donald Trump para que modifique el estatus legal de las organizaciones criminales mexicanas para poder ordenar operaciones militares en suelo mexicano, como las que se desarrollan contra terroristas en países como Siria, Irak o Afganistán. Esto, a partir de la masacre de dos familias mormonas en el norte de México, en la que fueron asesinadas tres mujeres y seis niños.

A finales de octubre, el Pentágono difundió videos y fotografías del ataque de las fuerzas de élite estadounidenses contra el líder del Estado Islámico (ISIS), Abubaker al Bagdadi, que terminó semana con la muerte del terrorista, el más buscado por Estados Unidos, inmolándose tras detonar su chaleco explosivo. Los videos, grabados con un dron, muestran a un grupo de una decena de soldados aproximándose al recinto vallado donde se escondía el objetivo, en la región siria de Idlib. También hay imágenes de los ataques aéreos llevados a cabo con aviones F-15 y drones que volaron el edificio una vez los soldados lo abandonaron.