Entre hoy y mañana se define si Coahuila se adhiere al programa federal del seguro médico del INSABI, dijo el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, quien dijo que se hasta el momento las reglas de operación son complejas, aunque adelantó que pudieran entrarle si les aclarar algunas dudas que no están claras.

Señaló que la postura de Coahuila se definirá una vez que el secretario de Salud, doctor Roberto Bernal concluya el estudio que está realizando, para poder determinar si el estado entra o no.

“A mi se me sigue resultando complejo del cambio tan radical de lo que estaba cubriendo el seguro popular y de lo que ahora se pretende hacer con el INSABI, sin embargo, todos los cambios deben ser para bien, deben ser estudiados y se debe tener una proyección exacta de lo que va a suceder. Lo que yo busco es que no afecte ni nuestra infraestructura, ni nuestra capacidad, mucho menos la atención a los derechohabientes, y ver cómo sumamos los hospitales del estado”, explicó el Ejecutivo del Estado.

Finalmente -siguió diciendo- no van a voltear a ver a la federación, van a voltear a ver al estado cuando algo falte o algo falle, eso es lo que realmente preocupa.

Enfatizó que el Coahuila aporta 300 millones de pesos para cubrir el seguro popular, además de los mil millones que cuesta el sistema de salud, “el estado no está para cubrirlo y cada vez va aumentando de acuerdo a la inflación y de acuerdo a las prestaciones laborales va aumentando y sobre todo con la necesidad de tener personal en algunas clínicas rurales o en algunas partes alejadas de los centros regionales”.