La humanidad ha llegado a un punto en el que depende de los teléfonos móviles incluso para jugar; lo utilizan en el baño, en el autobús, en la fiesta, sin embargo, esto puede traer consecuencias y graves.

Tal es el caso de una mujer china que desarrolló glaucoma debido a su hábito de usar su teléfono inteligente por la noche con las luces apagadas, informó Oriental Daily.

Estos trastornos se desarrollan a raíz de que los ojos son constantemente expuestos a la luz que emiten los dispositivos en la oscuridad total.

La mujer de 29 años empezó a sentir ardor en los ojos hasta que decidió abstenerse de jugar por un par de días, pues pasaba todas la noches frente a la pantalla del teléfono inteligente.

Poco después, notó que su ojo derecho se ponía extremadamente enrojecido por lo que decidió someterse a un diagnóstico en el hospital. Los médicos descubrieron que tenía glaucoma, una enfermedad peligrosa caracterizada por un aumento de la presión intraocular y una disminución de la agudeza visual.

El subdirector del departamento de oftalmología del hospital advirtió que el uso prolongado de teléfonos inteligentes en la oscuridad causa sequedad, hinchazón y fatiga ocular y puede provocar daños en el nervio óptico y hasta ceguera.