La Policía Nacional detuvo en Madrid a un hombre acusado de grabar partes íntimas de más de 500 mujeres sin su consentimiento para, posteriormente, publicarlas en páginas pornográficas.

El sujeto, un varón de nacionalidad colombiana y de 53 años practicaba lo se le conoce como ‘Up skirting’: vídeos no autorizados grabados bajo las faldas, que se ha extendido por toda Europa.

El arrestado utilizaba una mochila con un teléfono móvil acoplado para grabar las partes íntimas de sus víctimas, publicando 283 vídeos en portales pornográficos que suman millones de visualizaciones.

La investigación ha permitido identificar 555 víctimas, alguna de ellas menores de edad, y el detenido, tras ser puesto a disposición judicial, ha ingresado en prisión provisional, calificado como uno de los mayores depredadores de la intimidad.

El presunto autor de los hechos, que actuaba de forma compulsiva, a diario, grabando a todas las mujeres que podía, fue detenido in fraganti mientras captaba imágenes de una mujer en el metro por debajo de su vestido.

Los agentes constataron que, en ocasiones, además de grabar imágenes de cuerpo entero y partes íntimas como los glúteos y/o la ropa interior, también grababa los rostros de las víctimas, con el perjuicio añadido que ello conlleva.

En el registro de su domicilio, los agentes han intervenido numeroso material gráfico aún pendiente de análisis y estudio por parte de agentes especializados para precisar el alcance real de la investigación.