El partido de despedida del “Káiser” mexicano se decidió con anotación de su hijo Santiago, quien milita en el Atlas.

Ciudad de México.- Ayer se despidió Rafael Márquez, pero otro Márquez se presentó con reflectores en el Estadio Jalisco.

El partido de despedida del “Káiser” mexicano se decidió con anotación de Santiago, su hijo, quien milita en las Fuerzas Básicas del Atlas.

“Lo hace más especial, porque termina una carrera y empieza otra, sinceramente nunca le exigí que jugara al futbol, él solito está queriendo hacer su propia historia, lo apoyaré en todo momento”, dijo Rafa al terminar el juego.

“Tiene talento, pero como todo, tiene que seguir aprendiendo muchas cosas, mejorando otras, esperando que tenga mucha suerte”, sentenció Rafa.

El hijo del cinco veces mundialista con México forma parte de la categoría Sub 15 del Atlas, donde ocupa la posición de mediocampista.

Respecto a la asistencia de la afición, Márquez se mostró sorprendido, puesto que esperaba una convocatoria menor a la que hubo en el Estadio Jalisco.

“Estoy muy contento, esperaba menos entrada, yo creo que la gente respondió, sentí el cariño de la gente, eso me hizo sentir honrado.

“Hice muchos sacrificios, me esforcé muchísimo en toda mi carrera, como para ganarme el cariño y el respeto de toda la gente, y que me lo demostraron”, sentenció el zamorano.

“Fue una larga trayectoria, de la cual me siento muy orgulloso, y qué mejor terminarla donde empecé, aquí en el Estadio Jalisco, con la gente, con mi familia”.