Doctores cobran 30 mil pesos por ingresar pacientes COVID a hospital del IMSS, donde servicio es gratis

La familia recibió un carnet con su nombre y apellido reales, con una foto tomada en el hospital y un número de seguridad social de un desconocido.

Por Agencias

Ciudad de México.- Hace 15 días, María Elena Velázquez de la Cruz, de 63 años, enfermó de COVID-19; al presentar complicaciones y no contar con seguridad social, su familia comenzó a buscar ayuda, hasta que llegaron con dos médicos del Hospital General de Zona 98 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quienes les cobraron miles de pesos para ingresar a su paciente.

Los doctores Rafael Reza y Roberto Ledezma fueron su contacto para ingresar a María Elena al hospital ubicado en Coacalco, Estado de México, con documentos falsos, a cambio de 30 mil pesos, dinero que fue depositado a la cuenta personal de Leobardo Gómez, delegado sindical del nosocomio.

Fue el hijo menor de María Elena quien negoció, vía telefónica, con los médicos el ingreso de su madre al Hospital General de Zona 98.

“Recurrimos al doctor Ledezma, al doctor Reza y al delegado Leobardo Gómez, para hacer un pago de 30 mil pesos y que mi mamá pudiera ingresar al la clínica del IMSS que está en Coacalco”, contó Juan Raúl Rivas, hijo de María Elena, a la reportera Yohali Reséndiz.

A cambio de los 30 mil pesos, la familia de la mujer recibió un carnet con su nombre y apellido reales, con una fotografía tomada dentro del hospital y un número de seguridad social de un desconocido.

Al indagar a quién pertenece el número de seguridad, Reséndiz descubrió que es de un hombre llamado Germán Froylan Cruz, de 62 años, quien es atendido en la Unidad México Familiar 86 en Jilotzingo, Estado de México; María Elena, fue registrada como su concubina.

De acuerdo con la familia, una vez que fue ingresada, ninguno de los doctores ni el delegado les volvieron a contestar las llamadas.

“Todas las llamadas de que les hacíamos a ellos, nos regresaban, desvíaban las llamadas. Llamábamos y llamábamos y no nos contestaban nunca. Toda la información que nos dieron de mi madre fue por medio de terceros. A pesar de que sabía que era algo ilegal, no me arrepiento porque lo hice por salvar la vida de mi madre”, agregó Juan Raúl.

 

Tras la presentación del trabajo de Yohali Reséndiz, el IMSS emitió una tarjeta informativa en la que aseguró que procederá a abrir una investigación y actuar en consecuencia, “a fin de fincar o deslindar las responsabilidades correspondientes”.

Además, informó al noticiero “Por la mañana” de Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, el IMSS subrayó que a los no derechohabientes, como en el caso de María Elena, no se les cobra cuando son atendidos por COVID-19.