Un pequeño grupo de trabajadores de confianza de la maquiladora PKC se ha quejado públicamente de que la empresa los está presionando para que renuncien voluntariamente, en vez de despedirlos conforme a la ley.

Solicitando el anonimato, trabajadores dijeron que algunos ingenieros y personal de mando medio, fue degradado en las últimas semanas, siendo instalados en labores de línea, algo a lo que no sé oponen, pero además les disminuyeron sus prestaciones.

Aseguran que, desde el inicio de los problemas con General Motors en Estados Unidos, la empresa se vio en la necesidad de parar 3 líneas, y aunque el personal de base aún mantiene sus puestos en otras áreas, PKC busca deshacerse de quienes estaban encargados de ellas.

Algunos no aguantaron recibir sueldos “mochos”, dijo uno de los quejosos quien aseguró que una parte de los afectados ya renunció, sin embargo, otros están aguantando para poder ser finiquitados con todas las de la ley.

Mientras tanto, al interior de la empresa, igual que sucede con otras que están siendo afectadas, se ha esparcido el rumor de próximos recortes de personal.