Un portero de 17 años del club Unión de Golondrina, en Argentina, falleció de un paro cardiorrespiratorio tras recibir un pelotazo en el pecho durante una definición por penaltis de un partido.

El joven murió antes de ingresar al hospital de Santa Fe, explicaron fuentes policiales.

Al joven tuvieron que trasladarlo en una camioneta al hospital debido a que en el evento, extrañamente no había una ambulancia para emergencias.

Lo único que te puedo decir es que no entiendo por qué en semejante evento no había una ambulancia”, dijo su padre, Eduardo Coronel.
“Atajó feliz su penal, alcanzó a festejar y cayó”, detalló su prima.