Familia del pistolero de FedEx se disculpa: ‘Tratamos de darle la ayuda que necesitaba’

La familia de Brandon Hole trató de ayudarlo antes, y por eso, las autoridades le decomisaron un arma previamente

Por: Agencias

Estados Unidos.- La familia del hombre sospechoso de matar a ocho personas y herir a muchas otras en una instalación de FedEx en Indianápolis emitió un comunicado el sábado.

En la breve declaración, la familia declinó todas las solicitudes de entrevistas, se disculpó y notó que intentaron conseguir ayuda a Brandon Scott Hole, de 19 años.

«Estamos devastados por la pérdida de vidas causada como resultado de las acciones de Brandon; a través del amor de su familia, tratamos de conseguirle la ayuda que necesitaba”, dijo el comunicado.” Nuestras más sinceras y sentidas disculpas están con las víctimas de esta tragedia sin sentido. Lamentamos mucho el dolor y el daño que sienten sus familias y toda la comunidad de Indianápolis”, explicaron en la nota.

Antes le quitaron un arma

En marzo de 2020, la madre de Brandon Hole se había puesto en contacto con las autoridades, diciendo que temía que su hijo pudiera optar por un “suicidio por la policía”.

El suicidio por la policía es un método de suicidio en el que un individuo suicida se comporta deliberadamente de manera amenazante, con la intención de provocar una respuesta letal por parte de un oficial de seguridad pública o de un agente de la ley.

Los oficiales del Departamento de Policía Metropolitana de Indianapolis colocaron a Hole entonces en una suspensión temporal de salud mental y retiraron una escopeta de su casa.

Hole fue interrogado un mes después por el FBI, que no vio en él ningún “extremismo violento con motivación racial” ni halló que hubiera cometido ningún delito, aunque no se le devolvió el arma que le habían decomisado.

Sin embargo, el jefe del Departamento de Policía de Indianapolis Randal Taylor informó el sábado que el pistolero compró legalmente dos rifles semiautomáticos que usó en el ataque más de seis meses antes.

Taylor dijo que el hecho de que Hole estuviera legalmente capacitado para realizar las compras de armas más recientes indica que, a pesar de la advertencia de su madre y la incautación de un arma por parte de la policía, las autoridades no lo consideraron sujeto a la llamada “bandera roja”, que prohíbe que las personas que sean consideradas por un juez que presentan un riesgo peligroso puedan poseer un arma de fuego.

Según la ley de bandera roja del estado, las autoridades tienen dos semanas después de tomar el arma de alguien para argumentar ante un juez que la persona es inestable y que se le debe prohibir la posesión de un arma por un período de tiempo. Pero el jefe Taylor no estaba seguro de si alguna vez se llevó a cabo una audiencia como esa, a pesar de que la policía nunca devolvió la escopeta que habían incautado el año pasado.

Según la versión de la policía, Hole abrió fuego el jueves por la noche de manera indiscriminada en un almacén de la empresa de servicios postales FedEx, donde mató a ocho personas y ocasionó heridas a cinco, antes de quitarse la vida de un disparo.

El viernes, las autoridades acabaron de identificar a lo fallecidos en la masacre, cuatro de las cuales eran miembros de la comunidad sikh, un credo originario del estado de Punjab, en la India.

Este sábado se celebraron varias vigilias en homenaje a las víctimas de la masacre en distintas partes de Indianápolis.