La abogada Ariana García Bosque dio a conocer que fue presentada una denuncia por el delito de secuestro de los integrantes de una familia nigropetense, en contra de quien o quienes resulten responsables, aunque presumen la participación de elementos de una corporación de seguridad.

Se trata de un matrimonio que se dedica a la venta de calzado y ropa, a través los bazares en Facebook, los cuales acudieron a la colonia Acoros a entregar unos tenis y al descender de su vehículo fueron secuestrados por cuatro sujetos que se encontraban en una unidad tipo sedan, de color gris.

García Bosque refiere que los hechos ocurrieron la noche del viernes, cuando a la mujer le taparon el rostro y la forzaron a subir al vehículo, mientras que un segundo sujeto le colocó unas esposas al varón y se lo llevó en la camioneta de la víctima.

“Es decir, participaron cuatro hombres que los privaron de la libertad y durante el camino los fueron cuestionando por dinero y les decían que ellos sabían que tenían dinero. Al grado de que los llevan a una zona en despoblado, donde pueden identificar que se trata de autoridades, pues ellos mismos les refieren con amenazas que no deben de decir nada, negocian y les piden 10 mil pesos”, reveló la abogada.

Tras dejarlos en libertad, durante el sábado las víctimas comienzan a recibir llamadas telefónicas donde les exigen el dinero, por lo cual comienzan a vender algunas de sus propiedades para reunirlo, sin embargo, solo juntaron 50 mil pesos y al acudir a llevar el dinero, se atemorizaron y no lo entregaron.

“El lunes se interpuso la denuncia, se pidieron medidas de protección. Es indispensable que las autoridades empiecen a investigar este tipo de denuncias en donde presuntamente o hay datos de que se trata de personas que estén involucradas con actos de policías”, refirió García Bosque.

La abogada cuestionó el actuar de las autoridades tanto municipales como del Ejército Mexicano en el Puente Internacional número II, a donde acudieron con intención de pasar a Estados Unidos para solicitar asilo político, pues pese a recibir el señalamiento de un caso de secuestro, no se les dio la protección necesaria como víctimas.