Decenas de enfermos tuvieron que ser sacados en camillas o acostados en colchones para ser atendidos en el asfalto luego de ser evacuados por un incendio desatado en un hospital, que hasta el momento ha provocado la muerte de al menos 11 personas.

Fue el cortocircuito en un generador en el Hospital Badim, en la zona norte de Río; dentro del edificio, tras una profunda requisa, miembros de la Defensa Civil y del Cuerpo de Bomberos de Río retiraron 10 cuerpos sin vida durante la madrugada.

Hasta esta mañana, los bomberos seguían buscando personas desaparecidas, pacientes o empleados del hospital, que registraba más de 100 internados en el ala del edificio en la que se desató el siniestro.