Consternados por la muerte del comerciante de carnitas de puerco se encuentra la comunidad, pues al parecer su muerte fue por el robo de su camioneta Cheroke color blanca donde laboraba, sin embargo, se encuentran en investigación.

A las 10:30 horas, familiares, amigos y conocidos acompañaron a la familia de Ángel Antonio Olivo de 58 años de edad, para darle el último adiós desde la funeraria caminando a la Iglesia Nuestra Señora del Buen Suceso donde se le ofició una misa de cuerpo presente por parte del párroco Marco Antonio Medina.

El comerciante quien trabajaba en su negocio en compañía de su familia en los locales a la entrada de este municipio fue ultimado de su existencia y tirado su cuerpo en el camino antiguo al paraje conocido como Las Pompas.

De acuerdo a la información que surgió, la persona sufrió traumatismo craneoencefálico severo y profundo y se presume que le robaron su unidad que usaba para laborar.

La Policía Investigadora se encuentra al pendiente de la investigación, pues aparentemente el motivo del homicidio fue el robo de su camioneta, sin embargo, se está investigando con amigos y familiares para que den datos de las personas con las que tuvo comunicación.

“Rogamos para que la familia Olivo encuentre consuelo, paz y tranquilidad, pues sabemos que un día despertará así como lo dice la Biblia, que un día los muertos resucitarán, por eso hay que estar preparados, respetar a Dios y ser una buena persona”, señaló el párroco.

El párroco rogó por el buen descanso de Ángel Antonio Olivo y por la pronta resignación de su esposa, sus tres hijos y su madre, así como hermanos y familiares.

Al finalizar la misa la familia recorrió las principales calles con la carroza fúnebre para despedirlo y posteriormente esperar la incineración del cuerpo.

PIDEN A FISCALÍA HONESTIDAD

Una penalidad de hasta 10 años de prisión podrían alcanzar los responsables de incendiar dos negocios, según el abogado Miguel Ángel Reyna Adam, quien demandó a la Fiscalía General del Estado actuar con honestidad y castigar a los verdaderos culpables, no a “chivos expiatorios”.

De acuerdo a la ley, explicó que el incendiar una casa o negocio es considerado un delito grave, ante lo que los responsables no alcanzan libertad y se les puede castigar con una prisión de hasta una década, además de que también deben reparar el daño.

En el caso del bar La Antigua, calculó que los daños ascienden a más de 500 mil pesos, independientemente del perjuicio moral de las víctimas que difícilmente podrían volver a poner en funcionamiento el negocio, a menos que los responsables tengan capacidad económica para reparar los daños, lo que no cree que sea así.

Debido a que ya existe el antecedente de que la Fiscalía General del Estado ha detenido a personas inocentes por casos como el del ataque con armas de fuego contra el edificio de la propia dependencia, el abogado llamó a las autoridades a no detener chivos expiatorios por los incendios del citado bar y la taquería “Los Gueros”.

“La Fiscalía debe actuar honestidad y castigar verdaderos culpables, integrar bien carpetas de investigación para que los abogados de los presuntos responsables no tengan la manera de demostrar que son inocentes”, aseveró.

“No debe meter a la cárcel a chivos expiatorios para decir a la sociedad que ya detuvieron a los responsables, no se vale eso, la Fiscalía debe actuar con honestidad”, agregó.