Elementos de la Fiscalía del Estado muestran su molestia al ser evidenciados cuando alguien que se siente vulnerable a abusos policiacos les toma fotografías, ya sean testigos o medios de comunicación.

Varias son las quejas en contra de elementos de la Fiscalía que al ver que son grabados amenazan y quitan los teléfonos celulares, no conformes intimidan y cobran multas inventadas por ellos mismos, ya que según ellos es un delito que se les tomen fotografías, quedando en evidencia que los cursos de miles de millones de pesos anunciados por el gobernador Riquelme no son mas que otro desvío de dinero como acostumbran los gobernantes.