Tras abandonar definitivamente la gubernatura para contender por la dirigencia nacional del Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno Cárdenas rechazó ser el alfil con el cual el presidente Andrés Manuel López Obrador busca controlar a ese partido, como aseguran sus oponentes, y reviró que ellos en realidad buscan la división.

Luego de manifestar que entiende los mensajes que sus contrincantes han lanzado en su contra, advirtió que “prudencia y respeto no son debilidad”, por lo que los convocó a la unidad.

“Queremos la unidad del partido, porque vamos a construir el mejor partido que tenga este país para ser una alternativa, por eso hoy les comparto: quien promueva la división, quien critique y no proponga, quien esté en contra de todo y a favor de nada, no quiere ni la unidad del partido ni lo mejor para nuestro partido”, soltó Moreno, reciclando el discurso que repitió a sus críticos durante su mandato.

“Alito”, mote que sus detractores modificaron por el de “Amlito”, aseguró que su relación con López Obrador es “de respeto, institucional”, y aseguró que “en esta nueva etapa política” será una “oposición firme, decidida” y señalará “aciertos, pero también los errores y la falta de resultados del gobierno”.

Insistió que “Morena ganó ayer, gobierna hoy y se irá mañana, como ave de paso”.

En conferencia de prensa en la sede estatal del PRI, el exmandatario afirmó que “es la hora y el mejor momento” y que el PRI se levantará en 2020, resurgirá en 2021 y recuperará la presidencia en 2024.

Asimismo, se declaró “100% político y 1000% priista”, y anunció que se registrará como contendiente a la dirigencia nacional de su partido el próximo sábado 22.

“Hay que construir la unidad, los acuerdos, sí, pero no con chantajes”, advirtió, y señaló que “la unidad se construye en la competencia política”.

Moreno Cárdenas resaltó que el Revolucionario Institucional debe ser dirigido por alguien de militancia comprobada, “un priista comprometido, no uno que diga que es priista (en alusión a José Narro), que haya estado en las buenas y en las malas con su partido, y no por quien en los malos tiempos haya abandonado al partido y hasta el país para irse al extranjero”, como indirecta a Ivonne Ortega.

Añadió: “Aquí no van a venir a engañar, a querer cambiar la realidad, aquí todos nos conocemos, que no quieran dos o tres a venir a dirigir los destinos del partido. Yo estoy listo para ir a este proyecto político, y con humildad, sencillez, capacidad y acuerdo vamos a construir el mejor PRI de todos los tiempos”.

Prosiguió: “Con este proyecto que impulsaremos desde la base, desde la militancia, vamos a levantarnos, a ponernos de pie, y vamos a volver a ganar, porque el PRI es el que construyó las instituciones, el que da estabilidad, certeza y certidumbre”.

Y tras manifestar que se menciona mucho a Luis Donaldo Colosio, “ese gran mexicano, ese gran priista que impulsó la mayor transformación del partido y su muerte la frenó con procesos abiertos, participativos, democráticos, donde los priistas decidieran”, evocó al excandidato presidencial: “nunca más candidatos y candidatas, y menos dirigentes en el partido, que los primeros sorprendidos por su militancia seamos nosotros los priistas”.

Remató: “Los priistas le dan todo a su partido, sacrifican muchas veces estar con su familia para estar en las campañas políticas. Ese ese el PRI que queremos, cercano a la gente, no el PRI de las ocurrencias, el PRI que tiene claro que si no cambiamos hoy nos van a cambiar”.