Torreón.- La Fiscalía General del Estado Delegación Laguna I indicó sobre la muerte de la pequeña María Milagros, de 2 años, quien ingresó el pasado lunes 6 de mayo con huellas de violencia física y sexual al Seguro Social y cuyo principal sospechoso es el padrastro.

Su vida dependía ya de las máquinas a las que estaba conectada. La menor presentó falla de órganos y las autoridades ya habían anunciado que no sobreviviría, pues los golpes que recibió en cráneo y abdomen fueron mortales.

Se espera que se reclasifique el delito por el que fue acusado su padrastro Édgar “N”, quien recibió prisión preventiva por el delito de lesiones gravísimas que ponen en riesgo la vida.

A su ingreso, el personal médico que hizo la revisión detectó traumatismo craneoencefálico severo, golpes en el abdomen y dilatación anal, por lo que dieron aviso al Ministerio Público, ya que no eran lesiones provocadas por una caída.