Ciudad de México.- Nicolás Castilló despertó y catapultó un triunfo para el América que ayudó a terminar una mala racha de dos derrotas al hilo, al vencer por 3-0 a Lobos BUAP en el Estadio Azteca, en duelo de la Jornada 8.

Las Águilas iniciaron con la pelota en su poder, buscando las bandas para hacer daño sobre todo por derecha con Paul Aguilar y Renato Ibarra, pero fue Nicolás Benedetti quien movió los hilos del equipo que dirige Miguel Herrera.

El plan de Lobos BUAP fue claro: esperar hermético en propio campo y buscar la velocidad de Luiz da Silva y Michael Chirinos junto a la letalidad de Leonardo Ramos. Los contragolpes poblanos los terminó el peruano-brasileño, con disparos que se fueron desviados.

América siguió con la pelota en su poder, pero no encontraba las redes. Los disparos desde afuera del área comenzaron a ser opción para el local, hasta que en el minuto 32 cayó el primero.

El cerrojo lo abrió Henry Martin al anticiparse a Leiton Jiménez y rematar un centro de Jorge Sánchez desde la banda izquierda. El testarazo del americanista techó a José Antonio Rodríguez y meció las redes.

En la segunda parte, al 51’, Nicolás Castillo tendría su oportunidad con un centro raso de Ibarra, el pero el chileno lo mando increíblemente por un lado, con el portero vencido, al no impactar con fuerza de parte interna. El andino se lamentó la falla y buscó sacarse la espina.

América trazó los hilos y los movió a placer en todo el tiempo restante. Además de la desajustada puntería, la defensa de Lobos fue factor para que los atacante azulcremas no volvieran a celebrar: Aldo Cruz, Leitón Jiménez y Francisco ‘Maza’ Rodríguez fueron un muro, hasta que Castillo encontró revancha.

El chileno intentó hacer una pared en los linderos del área, el balón rebotó en Jiménez, le quedó a modo, de frente al arco, y sacó un punterazo cruzado que se convirtió en el segundo del América. Castillo no fue efusivo en su festejo tras el gol poco estético, pero terminó con su sequía de nueve meses.

A dos minutos del final, Nico Castillo firmó su doblete con un disparo potente a primer poste. En esta ocasión el chileno sí celebró con golpes al césped para sacarse la presión y una reprimida alegría.

De esta forma, las Águilas llegaron a 12 puntos y mete presión a los primeros cinco de la Tabla General. Por su parte Lobos se quedó con 10 unidades a mitad de la clasificación.