Redacción.- La Policía estadounidense arrestó a un pedófilo convicto que recorrió 560 kilómetros, parte de ellos caminando, para encontrarse con una adolescente y tener sexo con ella, informó The Washington Post.

Tommy Lee Jenkins, de 32 años, se contactó en Facebook con lo que creía que era una joven de 14 y que resultó ser un agente de seguridad.

Jenkins le pidió a ‘Kylee’, nombre que utilizaba el policía encubierto, que le mandara fotos desnudas y que se encontrara con él en Whitestown, Indiana.

La supuesta joven rechazó la propuesta, por lo que Jenkins partió, según dijo, a pie hacia dónde creía que residía la adolescente.

Mientras caminaba actualizó información sobre su paradero y siguió enviándole mensajes de contenido obsceno, detallaron los fiscales. Hasta que cuatro día después llegó al final de su recorrido, el pasado jueves, fue sorprendido por la presencia de policías y un agente del FBI.

El sujeto fue acusado de usar una computadora para inducir a una menor a una actividad sexual ilegal. Si es declarado culpable por un tribunal, se enfrentaría a entre 10 años de prisión y cadena perpetua.

Jenkins ya tiene una condena por molestar sexualmente a dos niños, de 7 y 8 años, respectivamente. Por ese caso se declaró culpable en 2011 y se le impuso una pena de cuatro años de vigilancia con un plazo suspendido de 360 días en prisión.