Ciudad de México.- En Tamaulipas, entidad con altos índices de violencia del crimen organizado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que hay que mandar al carajo a la delincuencia y hacerle ‘fuchi’.

“Al carajo la delincuencia, ¡fuchi!, ¡guácala! Es como la corrupción: ¡fuchi!, ¡guácala!”, dijo en el patio del Hospital Rural Soto la Marina del IMSS.

El Presidente aseguró que la delincuencia en el estado ha disminuido, salvo en la zona de la frontera con Estados Unidos, en donde un grupo delincuencial ha asumido una actitud muy beligerante.

“Ahora tenemos más problemas, allá en la frontera, Nuevo Laredo, un grupo que está ahí muy beligerante y los estamos llamando a que le bajen, que ya todos nos portemos bien”, señaló.

Frente al Gobernador panista Francisco García Cabeza de Vaca, López Obrador sostuvo que su estrategia para enfrentar al crimen es un cambio de paradigma ya que se busca abrazar a los jóvenes y arrebatárselos a las redes del crimen organizado.

“Hay algunos que no les gusta, que para qué se le da dinero a los ninis, que es mejor que haya policías, que haya soldados, que haya marinos. ¡Nooo!, ya se probó, esa estrategia no funciona.

“No se puede enfrentar la violencia con la violencia. No se puede apagar el fuego con el fuego. No se puede enfrentar el mal con el mal. El mal se enfrenta haciendo el bien, la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia”, sostuvo.

En el pasado, señaló, se le dio un golpe al avispero de la delincuencia y lo único que consiguieron fue hacer del País un cementerio.

Ante personal del hospital y población derechohabiente, López Obrador informó que para el próximo año habrá un incremento de 40 mil millones de pesos para el sector salud.

Estos recursos, resaltó, servirán para subsanar algunas de las carencias que tienen los hospitales rurales del IMSS, de las cuales se ha enterado por las visitas que ha realizando a unidades de todo el País.