Ex alcaldes y aún funcionarios del gobierno de Coahuila, acostumbrados a sacar provecho de las “oportunidades”, y los mismos que han creado grandes negocios en Piedras Negras ya sea comprando franquicias nacionales o construyendo plazas comerciales, hoy se niegan a sumarse al cambio y hacen hasta lo imposible para frenar el crecimiento y beneficio del pueblo que confió en ellos.

En la actualidad, hacen uso de costumbres mal arraigadas, usando a pseudo exempleados de medios de comunicación, o gentes que se auto nombran presidentes de movimientos colectivos; para desestabilizar a la ciudadanía, mal informando o criticando cualquier obra en la ciudad.

Sin embargo, no critican lo ocurrido durante sus gobiernos, los negocios abiertos usando dinero del ayuntamiento, el pago a medios impresos de sus anuncios, los arreglos que tuvieron con ex regidores al final de su administración, e incluso reclamos vividos en plenas juntas de Cabildo, sin mencionar los recursos desviados por obras que nunca acabaron, pero que si facturaron, como el Puente Fuerte con una inversión ya de 184.4 mdp, la ampliación del Puente Internacional Número Dos, la Potabilizadora, así como obras en canchas deportivas que fueron hechas con materiales elevados de precio, y proveedores a los que se les quedó a deber.

Mucho menos mencionan la compra de terrenos y casas en el primer cuadro de la ciudad a bajos costos y su posterior venta al gobierno hasta por el triple de su valor, las grandes sumas en supuestas rehabilitaciones del Teatro del Pueblo, o el cobro de fuertes cantidades de dinero que nunca llegaron al municipio, y “contratos especiales” a concesionarios de gasolina, como es el caso del propietario de un gimnasio.

Piedras Negras no ocupa de sureños malintencionados que vengan a gobernar nuestra frontera y mucho menos a ex funcionarios con puestos en el estado tirando tierra desde la capital, #PiedrasNegrasDelNorteEs.