¿Quién era Vichai Srivaddhanaprabha, el dueño del Leicester City?

Vichai Srivaddhanaprabha, el dueño del Leicester City, falleció tras una accidente de helicóptero y su muerte deja un gran vació en el club.

Una tragedia ocurrió a las afueras del King Power Stadium, la casa del Leicester City. El helicóptero de propiedad de Vichai Srivaddhanaprabha, el dueño de los Foxes, cayó tras apenas había aterrizado. Ninguno de los tripulantes sobrevivió, entre ellos, el propio Srivaddhanaprabha y su hija, Voramas. ¿Quien fue este hombre y por qué su muerte ha causado tanto dolor entre los aficionados del Leicester City?

Vichai Raksriaksorn nació en Bangkok, la capital de Tailandia, el 4 de abril de 1958. Fundó la empresa King Power Duty Free en 1989, una operadora de —como indica su nombre— tiendas de duty free. Fue tal el éxito, que se convirtió de los hombres más ricos de Tailandia. Su influencia en su país natal era tal, que Bhumibol Adulyadej, el difunto Rey de Tailandia le dio un nuevo apellido: Srivaddhanaprabha, que significa “luz de gloria progresiva”.

Leicester City, Vichai Srivaddhanaprabha, Dueño, Accidente Los Pleyers
Vichai Srivaddhanaprabha celebrando el título de Leicester City (Imagen: Getty)
Mientras Vichai Srivaddhanaprabha amasaba una fortuna de casi 3 mil millones de dólares, el Leicester City sufría. En 1997, sus dueños lo llevaron al mercado de la bolas a valores, buscando revalorizarlo y generar ingresos para mantenerse competitivos. Sin embargo, no lograron los resultados esperados —aunque lograron construir el nuevo estadio— y para 2003 los Foxes se declararon en quiebra . Los salvó un consorcio local, encabezados por Greg Clarke, el actual presidente de la FA. En 2007, Milan Mandaric, empresario de origen serbio-americano, compró al club, justo cuando se empezó a hacer común que extranjeros compraran equipos ingleses. Mandaric recuperó su inversión cuando Vichai le compró al club por 39 millones de libras en 2010.

El Leicester City acaba de descender a la Championship (la segunda división del futbol inglés) cuando Vichai Srivaddhanaprabha se volvió propietario del club. Así que el tailandés tenía la consigna de regresar a los Foxes a la máxima categoría. Invirtió 100 millones de libras en fichajes para lograr el objetivo. Lo consiguió en 2014, cuando por fin lograron regresar a primera división tras coronarse campeones por séptima ocasión en al división de plata.

Sufrieron para mantener la categoría en la temporada 2014-2015. En la temporada siguiente, llegó el cuento de hadas para el Leicester City. Cuando nadie lo esperaba, en una época en la que a los pequeños cada vez les cuesta más trabajo, el equipo de Vichai Srivaddhanaprabha logró una épica que quedará para siempre en la historia. Se coronaron campeones de la Premier League. Lo hicieron derrotando a los grandes y sin dejar duda de que fueron el mejor equipo de esa campaña. Y durante todo el camino estuvo Vichai con ellos.

Porque a diferencia de otros dueños extranjeros de la Premier League, Vichai Srivaddhanaprabha era una presencia regular en los partidos de Leicester City. Ver su helicóptero despegar del centro del campo del King Power Stadium era una escena común. Trataba de acercarse a los aficionados y ser uno más. No sólo buscaba obtener un beneficio económico del club, sino que también entendía el significado social y emocional de los Foxes. A pesar de que era un gran aficionado al polo, entendió perfectamente la importancia del futbol en Inglaterra.

Es por eso que ver los homenajes y las ofrendas que se han hecho desde que se supo la noticia de su fallecimiento, no deberían extrañarnos. Los aficionados del Leicester City son plenamente conscientes que gracias a él vivieron algo inimaginable. También los jugadores lo saben. Kaper Schmeihel escribió una emotiva carta en sus redes sociales en las que reconoce la importancia de Vichai Srivaddhanaprabha para el club y su impacto en la vida personal y profesional de los futbolistas de los Foxes.

Doloroso momento para toda la familia del futbol. Que en paz descanse,Vichai Srivaddhanaprabha.