Ciudad de México.- Un juez federal dio un receso de 50 minutos en la audiencia de Rosario Robles, debido a que la Fiscalía General de la República no aceptó recibir las pruebas de descargo de la imputada hasta que iniciaran las diligencias judiciales.
El juez de control Felipe de Jesús Delgadillo Padierna acordó reanudar la audiencia a las 19:30 e hizo un llamado de atención a los fiscales federales, porque no admitieron en sus oficinas las pruebas de Robles en dos ocasiones en que fueron hoy buscados por los defensores de la exfuncionaria.
La defensa de Robles dijo que hoy a las 14:50 horas acudieron a las oficinas centrales de la FGR en Insurgentes 20 y no les recibieron 4 legajos, 2 engargolados y un expediente; después, media hora antes de que iniciara la audiencia en el Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Sur, también se acercaron a los fiscales para entregarles los documentos y tampoco los admitieron.
El Fiscal Mario Bulmaro Fonseca justificó ante el juez que ya habían salido de sus oficinas cuando los abogados acudieron a la FGR y aseguró que no recibieron los documentos de descargo momentos antes de la audiencia, porque querían formalizar la recepción de los mismos ante la autoridad judicial.
Fonseca pidió al juez una hora de receso para analizar la información recibida, pero el juez sólo les dio 50 minutos.
“No les voy a dar una hora si ya saben cuál es su obligación, no tenían que pedir permiso para hacer su trabajo”, dijo Delgadillo.
En la audiencia, el juez federal Felipe de Jesús Delgadillo Padierna determinará si vincula o no a proceso a la ex funcionaria por el delito de ejercicio indebido del servicio público, derivado de un daño al erario de más de cinco mil millones de pesos.
Estos recursos corresponden a 25 convenios de coordinación que firmaron la Sedatu y la Sedesol con universidades públicas, a través de los cuales se simularon contratos para desviar dichos fondos.
El delito imputado a Robles no amerita prisión preventiva oficiosa.
Sólo en un caso extremo, en que la FGR lo solicite y el juez considere un riesgo de fuga, el juez podría dictar la prisión preventiva justificada.