Rusia advirtió al Gobierno de Estados Unidos sobre las líneas rojas que no debería traspasar en Venezuela, declaró el viceministro de Exteriores Serguéi Riabkov.

“Hemos marcado líneas rojas a los estadounidenses, entre ellas que es inadmisible una injerencia armada”, dijo Riabkov al periódico Izvestia.
Riabkov remarcó que no se tolerará que Washington imponga al pueblo venezolano un modelo que ya ha sido predeterminado con la colusión política.

Señaló que “la política responsable del presidente legítimo venezolano, Nicolás Maduro, su intención de dialogar, las consultas con las facciones opositoras, la implicación de distintos actores, entre ellos del Grupo Internacional de Contacto y de países como Rusia, China y Turquía, aumentan las expectativas de que los estadounidenses tengan un enfoque más prudente y equilibrado”.

Remarcó que “la historia demuestra que Estados Unidos en algunos casos no se detiene ante nada, ignorando las advertencias e incluso la decencia y ni hablar de sus compromisos legales internacionales”.

Venezuela vive una crisis político-económica que se intensificó en enero luego de que el líder de la oposición respaldado por Estados Unidos, Juan Guaidó, se autoproclamara presidente encargado.

Guaidó fue reconocido de inmediato por EEUU, a los que se sumaron unos 50 países. Rusia, China, Turquía, Bolivia y muchos otros países reconocen a Maduro como el único presidente legítimo de Venezuela.