La Secretaría de Seguridad Pública de Coahuila tiene a 170 oficiales asignados como escoltas de funcionarios, ex funcionarios y de sus familias.

Con un sueldo mensual de 12 mil 272 pesos por escolta, la dependencia destina 27.1 millones de pesos anuales al pago de la seguridad de personas que colaboran o han colaborado en el gobierno.

Sumados a los 156 escoltas que posee la Fiscalía General, el Gobierno del Estado tiene asignados 326 guardaespaldas.

A finales de 2018, el gobierno de Coahuila pagaba a 144 elementos en la Policía Ministerial y Fuerza Coahuila que estaban asignados como escoltas a funcionarios y ex funcionarios públicos, para salvaguardar su integridad física; sin embargo, ahora ha aumentado a 326.