El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hoy que si los inmigrantes indocumentados están descontentos con los centros de detención a los que son llevados cuando ingresan a territorio estadounidense, la mejor solución es que “no vengan”.

Ante las críticas por las condiciones de los centros de detención de inmigrantes en la frontera sur, dijo: “si los inmigrantes indocumentados están descontentos con las condiciones de los centros de detención, rapidamente construidos o adaptados, díganles simplemente que no vengan. ¡Y todos los problemas solucionados”.

Muchos de esos inmigrantes ilegales están viviendo mucho mejor ahora que en el sitio de donde vienen, y en condiciones más seguras”, añadió.
Ante todo, sigue culpando a “las malas leyes de inmigración de los demócratas”, que según él podrían solucionarse fácilmente, y continúa destacando el trabajo realizado por México en la frontera.

Si los demócratas quieren arreglar las cosas, deben cambiar las leyes de inmigración y los vacíos legales, sostuvo el mandatario.

Los integrantes de la Patrulla Fronteriza no son doctores ni enfermeras, afirmó Trump, quien señaló que la corporación realiza un “gran trabajo”.