Sin mascarillas ni distanciamiento, pero con armas: así protestaron en Michigan contra la medida de confinamiento 

Decenas de seguidores del presidente Trump tomaron las calles de Lansing, la capital de Michigan, para reclamar el levantamiento de la medida de confinamiento por el coronavirus, decretada en el estado por la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer, contra quien coreaban los manifestantes: “¡Enciérrenla!”.

La manifestación que denominaron “Operación Atasco” fue organizada por la Coalición Conservadora de Michigan y convocada a través de las redes sociales. Michigan es el cuarto estado con más casos confirmados de covid-19, con cifras que rondan los 28,000 contagios y 2,000 decesos.

Una extensa caravana de vehículos haciendo sonar sus bocinas y adornados con banderas de EEUU y de la campaña electoral de Trump recorrió los alrededores del Capitolio de Lansing, la capital del estado. La manifestación logró, en efecto, colapsar los alrededores de la sede del Legislativo y del Ejecutivo local.

“Reabran Michigan ahora”, “Ponme en libertad”, “La libertad es esencial” eran algunos de los mensajes que se leían en las pancartas de los manifestantes, a los que se sumó un grupo apostado a la entrada del Capitolio, en cuyos jardines se desplegó un aviso con la leyenda: “Seguridad sin libertad se llama prisión”.

Muchos de los manifestantes contra el confinamiento en Michigan no llevaban mascarillas y tampoco guardaron el distanciamiento social recomendado de seis pies de separación.

Por la protesta desfiló la carroza “Puente de la Unidad Trump”, propiedad de un ciudadano de Michigan, que desde la investidura del presidente en 2016 suele acudir a actos del presidente y que para esta ocasión difundió avisos en los que invitaba a otros conductores a hacer sonar las bocinas y aprobaba la construcción del muro en la frontera con México.

La Coalición Conservadora de Michigan señaló en su página web que la gobernadora Gretchen Whitmer y sus aliados están “infectando a todos con su agenda radical y progresista”. “No hay un plan congruente y público para promover nuestra salud física y económica en general”, reza el mensaje, en el que aseguran que la gente siempre dice que los conservadores “nunca protestan porque están demasiado ocupados trabajando: Bueno, ¿adivina qué? No estás trabajando, así que es hora de protestar”.

Grupos conservadores en Facebook, entre ellos ‘Michiguenses contra la cuarentena excesiva’, reclaman el cese del confinamiento e incluso piden la renuncia de la gobernadora. Entre las medidas que más han irritado a los habitantes de ese estado colindante con Canadá destacan la prohibición de trasladarse a residencias vacacionales, de usar embarcaciones a motor y el cierre de áreas consideradas no esenciales en las grandes tiendas, como las dedicadas a muebles, jardinería o pintura.

Los manifestantes protestaron en las puertas del Capitolio de Lansing, Michigan. La gobernadora decretó, bajo el lema “Mantente seguro, quédate en casa”, medidas de distanciamiento social el 23 de marzo y estaban vigentes hasta el pasado jueves, aunque decidió extenderlas hasta el 30 de abril y endurecerlas, debido a las serias afectaciones por el covid-19 que padece el estado.