Una joven de 19 años sufrió graves quemaduras de segundo grado en el cuello luego que el cargador de su teléfono condujera corriente eléctrica a través de su collar, en su domicilio en Michigan.

La joven estaba acostada en la cama mientras tenía el cargador debajo de la almohada conectado al enchufe, cuando sintió una súbita sensación de ardor y dolor severo alrededor de su cuello.

Rápidamente acudió al servicio de emergencias del hospital Mott Children’s, donde fue atendida por especialistas. Sin embargo, la quemadura le dejó con una cicatriz permanente alrededor de su cuello.

Se dice que el dispositivo produjo una descarga eléctrica al entrar en contacto con la cadena metálica.

Carissa Bunke, pediatra del hospital de la Universidad de Michigan, explicó que los cargadores genéricos o ‘piratas’ pueden causar quemaduras y electrocuciones debido a su falta de calidad.

Por esta razón, es mucho mejor invertir en uno original para evitar lamentar fatales consecuencias en un futuro.