Un virus informático que graba sin que lo sepan los usuarios mientras ellos visitan páginas de contenido pornográfico, utiliza estas grabaciones para después extorsionarles con la amenaza de difundir el vídeo ha puesto en jaque a los expertos en ciberseguridad.

El bot, denominado “Varenyky”, llega como un email con un mensaje de voz que al ser abierto infecta el ordenador con el virus.

Los primeros afectados han sido internautas franceses, pero es previsible que se produzcan nuevos casos en otros países.

Los piratas informáticos que están detrás de este virus piden luego un pago en bitcoins para no difundir las grabaciones de los usuarios masturbándose mientras consumen porno online.