Vence Chile a México con gol de Castillo

El delantero chileno entró de cambio al 78’ y 11 minutos después marcó el gol con el que Chile venció el 1-0.

Ciudad de México.- A Nicolás Castillo le sigue gustando dañar a los mexicanos.

El delantero chileno entró de cambio al 78’ y 11 minutos después marcó el gol con el que Chile venció 1-0 a México en el Estadio Corregidora.

El futbolista del Benfica, ex de Pumas, soltó un riflazo al 89’ que rechazó Hugo González, mas no lo suficiente para evitar el segundo remate. El portero había tenido una noche extraordinaria, pero le faltaron milésimas de segundo para no permitir gol. Salió de la cancha inmovilizado del brazo derecho.

Un gol que enturbió las buenas sensaciones que había dejado el Tricolor.

Tal y como prometió Ricardo Ferretti no hubo miedo.

Hugo González podrá guardar para su colección dos fenomenales atajadas, a tiro de Junior Fernandes y cabezazo picado de Angelo Sagal. Érick Gutiérrez los brillantes pases, uno de ellos que pudo convertirse en asistencia de no ser por la falla de Jürgen Damm, Hirving Lozano y Jesús Corona esa picardía que los abandonó hace un par de años en la Copa América.

Chile requería un triunfo como respiro luego de caer contra Perú. Así que el técnico Reinaldo Rueda mantuvo a Alexis Sánchez y Arturo Vidal todo el partido y luego metió a un killer como Castillo, quien tuvo la contundencia que minutos antes le faltó a Damm, quien se convirtió en el nuevo victimario del Tri.

No quedó en palabrería el discurso del Tuca: México le jugó de tú a tú a Chile.

Ricardo Ferretti advirtió que no podían cometer errores como los de aquel 18 de junio de 2016. Así que empezó por la defensa, con un implacable Diego Reyes que mostró la solidez que suele abandonarlo cuando intenta de mediocentro; el del Fenerbahce brilló en las coberturas y le dio salida al Tricolor; Jesús Gallardo desentonó las dos veces que Mauricio Isla lo encaró.

Javier Güemez dio solidez como mediocentro y luego el Tuca cumplió otra de sus promesas y le dio minutos al juvenil Érick Aguirre, uno de los que más han destacado de esta nueva generación gracias a su disciplina táctica.

Como volantes interiores Érick Gutiérrez por izquierda y Marco Fabián unos metros adelante cargado a la derecha pusieron a jugar a los delanteros gracias al buen desmarque de Raúl Jiménez y al encare de Hirving Lozano y Jesús Corona, aquel par que hace dos años sucumbió en Santa Clara.

Un 4-3-3 que complicó a Chile, que impidió que Arturo Vidal jugara con comodidad y recorriera metros a su antojo como buen todo terreno.

México se descompuso con los tres cambios al 61’. Lo que no perdió fue la intensidad y el empuje, las buenas sensaciones rumbo a las pruebas de fuego en Argentina.