Walmart está retirando las exhibiciones de videojuegos violentos de sus tiendas a raíz de los recientes tiroteos registrados en Estados Unidos, sin embargo, la compañía aún planea vender los controvertidos videojuegos y las armas.

El cambio en la política no se aplica a la venta o exhibición de armas de fuego reales. El minorista más grande del país, Walmart también es uno de los mayores vendedores de armas y municiones del mundo.

Algunos compradores podrían confundir la banda sonora de esos juegos con disparos reales y sus clientes son particularmente sensibles a los disparos de armas de fuego luego de dos recientes tiroteos fatales en tiendas de Texas y Mississippi.

La compañía también dejará de reproducir películas y programas violentos en televisores en su sección de electrónica. Un memorando para el personal de la tienda que dirige el cambio en la política fue revelado públicamente por primera vez en las redes sociales el jueves.

La nota llega después de una declaración del presidente ejecutivo de Walmart, Doug McMillon, a principios de semana, en la que prometió una respuesta “reflexiva y deliberada” a los tiroteos.

“Trabajaremos para comprender los muchos problemas importantes que surgen de El Paso y Southaven, así como los que se han planteado en la discusión nacional más amplia sobre la violencia armada”, dijo McMillon.

Aunque algunos funcionarios públicos, incluido el presidente Donald Trump, han señalado que los videojuegos violentos son la causa del aumento de la violencia armada, numerosos estudios no han encontrado ningún vínculo entre los juegos y el comportamiento violento real.

Muchas personas han pedido a Walmart que deje de vender armas por completo. Algunos empleados de Walmart han expresado su preocupación por las ventas de armas de la tienda.

Walmart dejó de vender rifles de asalto después del tiroteo de Sandy Hook en 2015, y cambió su política de edad luego del tiroteo en una escuela secundaria en Parkland, Florida, el año pasado.