Tamaulipas ya no será una entidad receptora de migrantes y los albergues que implemente la federación quedarán fuera del estado, fueron parte de los acuerdos que la autoridad local alcanzó este jueves con el Gobierno para atender el fenómeno migratorio.

Actualmente en ciudades como Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, se encuentran alrededor de 4 mil extranjeros, quienes esperan realizar una cita con autoridades norteamericanas, para solicitar una visa de asilo en ese país.

Los albergues y casas de migrantes se encuentran saturados y la federación no autorizó para este año recursos para la atención de los extranjeros en esos lugares, lo que complica la situación económica de los municipios y del estado.

Como parte de los acuerdos entre la federación y Estados Unidos, se estableció que los migrantes que soliciten asilo al vecino país del norte deberán esperar la respuesta a su solicitud en territorio mexicano, estableciendo tres ciudades receptoras de migrantes: Tijuana, Ciudad Juárez y Nuevo Laredo.

Este miércoles en palacio de Gobierno en Victoria, las autoridades federales y estatales, acordaron y firmaron que Tamaulipas colaborará con el gobierno federal y las autoridades migratorias para atender eficazmente el fenómeno migratorio.

Entre las acciones que se emprenderán se encuentran campañas de denuncia ciudadana y para la acreditación de identidad, así como facilitar la relación de Casas de Atención al Migrante que operan en Tamaulipas y mantener la comunicación permanente con el Instituto Nacional de Migración.

El Gobierno federal intercambiará con el gobierno estatal información de inteligencia y estadísticas y establecerá un albergue para migrantes fuera del estado además de garantizar la movilidad para los migrantes para la repatriación de mexicanos y extranjeros.

Cierran puentes internacionales de Reynosa

Elementos de la Customs and Border Protección (CBP) cerraron de manera momentánea el cruce Reynosa-Hidalgo este jueves y se anunció el cierre por tiempo indefinido del Puente Internacional Reynosa-Pharr.

En tanto que en Matamoros, el instituto Nacional de Migración (INM), apoyados con elementos de la Guardia Nacional, pretendieron desalojar a migrantes que esperan en el puente Nuevo de Matamoros.

Un grupo de 37 cubanos intentaron ingresar a Estados Unidos por el puente Reynosa-Hidalgo el miércoles, provocando la movilización de los elementos de CBP que cerraron de manera inmediata el paso, en tanto que del lado mexicano, soldados y personal del Instituto Nacional de Migración, obligaron a los migrantes a retornarse lejos del cruce fronterizo.

Durante dos horas permaneció cerrado el paso en ambos sentidos, realizando la misma acción en el cruce Reynosa-Mission, ante el riesgo que pudiera ocurrir lo mismo.

Este jueves, alrededor de las 9:30 de la mañana, elementos del Instituto Nacional de Migración, buscaron desalojar a los extranjeros que permanecían en los alrededores del puente Nuevo de Matamoros.

Apoyados con elementos de la Guardia Nacional, trasladaron a los migrantes a los patios del grupo Beta, donde los conminaron a retirarse de ese lugar, recibiendo una repuesta negativa de los extranjeros, quienes manifestaron sentir miedo de irse a otro lugar.