Personal de Parques y Recreaciones aseguró una víbora de aproximadamente 2 metros y medio que se encontraba en áreas del Fort Duncan Park la tarde del jueves.

Por el tamaño, el reptil llamó la atención y por también causó temor en quienes caminaban por el área o se encontraban en ese lugar de esparcimiento.

Aparentemente el animal no es venenoso pero para garantizar la seguridad de las personas, fue recogida y posiblemente liberada a las afueras de la ciudad por medio de personal de Control Animal.

De acuerdo a la autoridad, la aparición de este tipo de animales en zonas residenciales se debe a las altas temperaturas que las obliga a buscar zonas húmedas.