22.3 C
Piedras Negras
15 de abril de 2024
InicioMundoEscasean abogados para solicitantes de asilo en Estados Unidos

Escasean abogados para solicitantes de asilo en Estados Unidos

La promesa de acceso a abogados para solicitantes de asilo en EU parece en gran medida incumplida, según informes y entrevistas

San Diego, Estados Unidos.- Cuando el Gobierno de Estados Unidos se preparaba para implementar unas revisiones de asilo rápidas en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza hace unos meses, las autoridades prometieron una diferencia clave con respecto a la versión de la política de la Presidencia de Donald Trump: los migrantes tendrían garantizado el acceso a un abogado.

Pero casi tres meses y miles de revisiones después, la promesa de acceso a los abogados parece en gran medida incumplida, según informes de grupos de defensa y entrevistas con personas directamente implicadas, algunas de las cuales hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a hablar públicamente del asunto.

Un grupo de abogados calcula que unos 100 migrantes han obtenido representación formal, y sólo cientos más han recibido asesoramiento informal a través de llamadas antes de los controles acelerados.

Jones Day, uno de los mayores bufetes de abogados del mundo, se ha asociado con el Gobierno estadounidense para ofrecer asesoramiento jurídico gratuito a los migrantes.

Según una de las personas que habló con AP bajo condición de anonimato, su banco telefónico atendió 460 consultas telefónicas informales, cada una de las cuales solía durar unas dos horas, hasta el 21 de junio. Jones Day sólo tenía dos clientes formales.

Otros cuatro grupos de defensa que ofrecen asesoramiento gratuito y cuyos nombres figuran en el sitio web del sistema judicial de migración han atendido muchas menos consultas telefónicas, en parte porque empezaron mucho más tarde, dijo la persona. Los representantes de esos cuatro grupos declinaron hacer comentarios o no respondieron a las peticiones de la AP.

Eso representa una mera fracción de las miles de revisiones aceleradas desde principios de abril, aunque no se pudo determinar un porcentaje exacto. Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, cuyos funcionarios de asilo realizan las entrevistas, no respondieron a las preguntas sobre la representación legal.

El objetivo de las autoridades estadounidenses es completar las revisiones en 72 horas, el límite para retener a una persona según la política de la Patrulla Fronteriza. El Departamento de Seguridad Nacional señaló que el plazo acelerado está destinado a “proporcionar alivio más rápidamente a aquellos que son elegibles y para eliminar más rápidamente los que no lo son”. La AP ha solicitado en repetidas ocasiones visitar una instalación de cribado para comprender mejor el proceso.

Durante las revisiones, conocidas como “entrevistas de miedo creíble”, los migrantes deben convencer a un funcionario de asilo de que tienen una “posibilidad significativa” de convencer a un juez de que sufren persecución en sus países de origen por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social. Si aprueban, suelen ser puestos en libertad en Estados Unidos mientras su caso avanza por el sistema.

El porcentaje de personas que superaron los controles de asilo descendió un 52 por ciento durante la segunda quincena de mayo, a medida que se aceleraba el proceso acelerado, frente al 77 por ciento de la segunda quincena de marzo, justo antes de su inicio.

Las cifras del Gobierno no dan ninguna explicación y no dicen cuántas revisiones aceleradas se produjeron bajo custodia de la Patrulla Fronteriza sin acceso a asistencia letrada.

Funcionarios del Gobierno han atribuido el descenso de las tasas de aprobación en parte a una nueva política que limita severamente el asilo a las personas que viajan a través de otro país, como México, para llegar a la frontera estadounidense.

Una demanda presentada el mes pasado ante un tribunal federal de Washington pretende poner fin a las revisiones bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, señalando que los solicitantes tienen tan sólo 24 horas para encontrar abogados después de viajes a menudo angustiosos. La demanda sostiene que “esto deja prácticamente sin tiempo o capacidad a los no ciudadanos para consultar con alguien o prepararse de manera significativa para estas entrevistas, a menudo de vida o muerte”.

Incluso los migrantes que superan las entrevistas se muestran reacios a hablar de sus experiencias para seguir tramitando sus solicitudes de asilo. El senador Alex Padilla dijo en un comunicado que los informes sobre la falta de acceso a abogados en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza son “preocupantes y decepcionantes.”

El Gobierno estadounidense no quiere decir cuántas de las revisiones que ha hecho en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, que prohíben las visitas de abogados en persona, aunque es muy probable que ronde las miles. El Departamento de Seguridad Nacional dijo el 5 de junio que los funcionarios de asilo hicieron más de 11 mil 500 revisiones en la frontera en las primeras tres semanas después de que terminaran las restricciones de asilo relacionadas con la pandemia, aunque algunas pueden haber sido en los centros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, que sí permiten visitas de abogados.

Normalmente, aproximadamente tres de cada cuatro migrantes superan las entrevistas de miedo creíble, aunque son muchos menos los que finalmente obtienen asilo. Pero los resultados se invirtieron aproximadamente durante los cinco meses del programa de revisiones aceleradas de la Presidencia de Trump: solo el 23 por ciento pasó, mientras que el 69 por ciento fracasó y el 9 por ciento se retiró, según la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de Estados Unidos.

Biden puso fin a las revisiones rápidas de Trump al mes de que los demócratas ocuparan la Casa Blanca, como parte de una orden ejecutiva destinada a “restaurar y mejorar el procesamiento de asilo en la frontera”.

Las revisiones renovadas comenzaron en el Rio Grande Valley de Texas y se expandieron la semana siguiente a complejos de tiendas de campaña de similar extensión en Laredo y El Paso en Texas; Yuma, Arizona; y San Diego, todos centros de detención temporales de la Patrulla Fronteriza construidos desde 2021 con cientos de cabinas telefónicas para entrevistas.

Durante aproximadamente tres semanas en abril, los abogados de Jones Day pudieron preparar a todos los migrantes que buscaron asesoramiento legal informal por teléfono, pero pronto se vieron abrumados, según una persona con conocimiento directo del esfuerzo.

Algunos proveedores de servicios jurídicos se debatieron entre participar o no en el programa de “expulsión expedita mejorada”, como se denomina el proceso de selección. No se les paga y a algunos les preocupaba que pudiera implicar aprobación y dar legitimidad.

Americans for Immigrant Justice se unió al esfuerzo liderado por Jones Day porque las entrevistas implican riesgos de “vida o muerte”, dijo Cindy Woods, asesora de política nacional.

“Es una situación difícil, sobre todo por la forma en que se ha planteado esta nueva iteración”, comentó.

Las llamadas que entran por la noche o los fines de semana se pierden, y los abogados dijeron que no tienen forma fiable de responder a los mensajes.

Obtener representación formal para la investigación puede exigir una firma, lo que requiere la ayuda de agentes que pueden no estar disponibles. Uno de los clientes de Woods estuvo cinco horas al teléfono esperando a que un agente imprimiera un formulario de consentimiento y lo enviara por fax al abogado con la firma del inmigrante.

El Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, que atiende a clientes a través del banco telefónico dirigido por Jones Day, señaló en un informe que seis de 23 clientes no tenían acceso a papel y bolígrafo para tomar notas.

Los abogados de Jones Day ocuparon los rangos más altos del Gobierno Trump, incluido el asesor de la Casa Blanca Don McGahn. A pesar de los vínculos con el ex Presidente, que calificó el asilo de “farsa”, el bufete construyó una sólida práctica de representación gratuita de solicitantes de asilo conocida como “Proyecto Frontera”, que opera desde una oficina que abrió en 2017 a orillas del río Grande, en Laredo.

Jones Day dijo que ha proporcionado formación jurídica a más de 10 mil migrantes. Más de mil 100 abogados han dedicado más de 280 mil horas a sus casos, una inversión sin igual entre las grandes firmas.

El bufete se ha negado a comentar públicamente su papel en la prestación de asesoramiento jurídico para las revisiones aceleradas.

PERMANECE INFORMADO

183,649FansMe gusta
30,483SeguidoresSeguir
4,184SeguidoresSeguir
3,161SeguidoresSeguir
578SuscriptoresSuscribirte

EL CLIMA

Piedras Negras
nubes dispersas
22.3 ° C
22.9 °
22.3 °
83 %
3.1kmh
40 %
Lun
34 °
Mar
34 °
Mié
34 °
Jue
35 °
Vie
33 °

Lo Último

Artículos Relacionados