Tras un intento sobrenatural por certificar a la Policía Estatal de Coahuila se invirtió millones en capacitaciones, armamento por parte del estado y empresas privadas, pero aun mas en poner al frente a una persona totalmente capacitada en materia de seguridad, con un curriculum increíble y una pasión por la seguridad, algo así como el Tuca Ferreti de la seguridad, ósea José Luis Pliego Corona.

Pliego Corona logro meter en cintura a elementos con “mala escuela”, quienes se dedicaban a torturar desde a una persona adulta, hasta a un menor de edad delante de sus padres, esto para culparse de los delitos que ellos quisieran.

Poco a poco fueron bajando las quejas de abusos de autoridad, ya no se miraban a los ex Fuerza Coahuila escandalizando en bares, o armados levantando mujeres, se les fue educando y esa educación vino por parte de una buena cabeza al mando.

Pliego Corona deja una corporación que no logro certificarse como una policía acreditable, como se tenia planeado, un plan 2020 que se quedo como una obra mas del gobierno de Coahuila, sin terminar, lo cual para esto, ocupa la gran vacante la ex alcaldesa de Piedras Negras, Sonia Villarreal, por quien el gobernador del estado opto tras una infinidad de opciones.

Sonia Villareal es la encargada de continuar la obra 2020 de José Luis Pliego Corona, la cual la población de Piedras Negras esta casi segura no terminara, al igual que dejo todas las obras durante su administración, unas a la mitad y otras que ni se empezaron.

Sin duda alguna la Seguridad de Coahuila paso a ser politizada como en la elección de alcalde en Piedras Negras, donde al candidato independiente Lorenzo Menera le fue robada cambiando casillas en las mismas patrullas que las escoltaban al INE.

Por lo pronto el plan 2020 de Pliego Corona a quedado en el olvido, un plan que costo trabajo y esfuerzo de tantas personas se manda al archivo de la historia, para dar paso a la policía opresora de Coahuila.