“Mono” Muñoz, a juicio en Estados Unidos

Guarda silencio durante primera audiencia ante juez en San Antonio.
Por Agencias

Ciudad de México.- Juan Manuel Muñoz Luévano, “Mono” Muñoz, presunto enlace en Europa del grupo delictivo los Zetas, fue trasladado de España a Estados Unidos, donde lo reclama la justicia por blanqueo de capitales y organización criminal.

Agentes estadunidenses lo recogieron esta semana en una de las pistas del aeropuerto de Barajas, en Madrid, y lo condujeron hasta un avión rumbo a Texas.

La entrega fue acordada por la Sala Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional de España, que hace dos años acordó su extradición.

Este viernes, Muñoz Luévano apareció en una breve audiencia inicial en el tribunal federal de San Antonio, luego de pasar tres años bajo custodia en el país europeo. Ahí la magistrada de Estados Unidos, la jueza Elizabeth “Betsy” Chestney, fijó una comparecencia para el próximo miércoles.

Uno de sus abogados, José Ramón Puig, de Florida, declinó hacer comentarios tras la audiencia.

(Con información de Agencia Reforma y el San Antonio Express News)

La Corte Federal del Distrito Este de San Antonio, Texas, concluyó este viernes la extradición de España a Texas de Juan Manuel Muñoz Luévano, empresario coahuilense acusado por las autoridades estadunidenses de ser operador financiero y de logística para el trasiego de cocaína a Europa y Estados Unidos.

“El Mono” Muñoz fue entregado al Servicio del Marshall estadunidense desde el pasado jueves en una pista del Aeropuerto de Barajas y ayer aterrizó en territorio estadunidense para asistir a la primera audiencia legal en su contra en San Antonio, que mantiene su proceso activo desde 2016.

La jueza de la magistrada de Estados Unidos, Elizabeth “Betsy” Chestney fue la encargada de iniciar de forma breve el proceso legal en contra del coahuilense al fijar una comparecencia para el próximo miércoles 6 de marzo. Uno de los abogados de Muñoz, José Ramón Puig, de Florida, rechazó hacer comentarios en esta audiencia.

La detención del empresario originario de Matamoros, Coahuila se registró en España el 18 de marzo de ese mismo año por orden del juez Santiago Pedraz, ante los cuatro cargos por la importación y distribución de cocaína, lavado de dinero y posesión de armas de fuego para el tráfico de drogas.

“El Mono” fue vinculado por las autoridades estadunidenses con grupos delincuenciales que operan en el noreste del país, principalmente con Los Zetas, así como con otras organizaciones dedicadas al narcotráfico, como los cárteles del Golfo y Sinaloa, mientras que la policía española grabó llamadas desde 2013 en las que Muñoz Luévano amenazaba, extorsionaba y ordenaba golpizas y asesinatos desde una residencia de lujo en el complejo Las Tablas, en las afueras de Madrid.

La Audiencia Nacional había intervenido desde 2013 las comunicaciones de Muñoz Luévano, documentó su conexión con el narcotráfico y decidió detenerlo cuando ordenó el asesinato de una agente del Ministerio Público en Coahuila, por lo que fue internado en la prisión de Soto del Real.

‘Un testigo protegido ’

El 13 de enero de 2017, el Consejo de Ministros de España acordó otorgar a EU la extradición de Muñoz Luévano, a propuesta del ministro de Justicia, Rafael Catalá. Según el diario Reforma, meses después de que se concediera la entrega de “El Mono”, el fiscal de Texas que solicitó su custodia se entrevistó en secreto con el coahuilense y su abogado estadunidense.

Al momento de ser detenido, “El Mono” Muñoz guardaba dos computadoras con archivos que detallan 59 millonarias entregas de dinero en bolsas de viaje y maletas a los capos de Los Zetas en distintos hoteles céntricos de México.

Por otro lado, la defensa en España de Muñoz Luévano no se opuso a la extradición, ello a pesar de que en el Juzgado número 1 de la Audiencia Nacional se tramita otra acusación en la que se le señala de delitos similares que en EU, por lo que se advierte que el presunto capo buscaría llegar a un acuerdo con las autoridades para brindar su testimonio y entregar a sus colaboradores.

De acuerdo con el San Antonio Express News, “El Mono” o “El Ingeniero” también mantenía estrechos vínculos con fiscales, exfiscales, alcaldes, legisladores del Congreso y jueces de Coahuila y de otros estados y advierte que “entre las personas con las que estuvo cerca, según los informes, se encuentra Humberto Moreira Valdés, gobernador de Coahuila de 2005 a 2010”.

El diario estadunidense agrega que los agentes federales en San Antonio han estado investigando a Moreira Valdés durante años con relación a denuncias de lavado de dinero, pero hasta el momento el exgobernador no ha sido acusado y niega haber cometido ningún delito.

Sin embargo, Héctor Javier Villarreal Hernández, extesorero de Coahuila de 2008 a 2010, dijo a las autoridades texanas –tras declararse culpable en 2014 de conspirar para desviar dinero de las arcas estatales para lavarlo en San Antonio– que supuestamente habría vínculos entre Muñoz Luévano y Moreira Valdés.

De acuerdo a informes policiacos españoles, Muñoz Luévano declaró en conversaciones telefónicas que Moreira Valdés le pidió dinero. En agosto de 2016 cuando se publicaron estos datos, el exgobernador y exdirigente nacional del PRI lo negó todo.

‘Dimos denuncias a gobierno federal’

Desde Torreón, el Gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, se pronunció este viernes a favor de que “El Mono” Muñoz sea juzgado, al igual que sus vínculos que habría establecido en Coahuila.

A pregunta expresa, reveló que durante la administración del exgobernador Rubén Moreira se presentaron denuncias en su contra, que fueron remitidas al Gobierno federal.

“Hubo muchísimas denuncias en el periodo pasado que de alguna forma están metidas dentro de su expediente, sí, en Coahuila se generaron algo de denuncias en la pasada administración de Rubén Moreira, y atraídas por el Gobierno federal, eso hay que dejarlo en claro, fue dado a conocer en su momento”, indicó el Gobernador, mientras que la Fiscalía General del Estado corroboró que las denuncias fueron remitidas a la competencia federal.

Por su parte, el diputado del PAN y presidente del Congreso estatal, Marcelo Torres Cofiño, dijo que la extradición de Muñoz Luévano demuestra que mientras las autoridades locales no han actuado contra quienes dejaron en la quiebra a Coahuila, la justicia de otros países confirma que se cometieron delitos graves durante las pasadas administraciones estatales.

“Estamos viendo que se están empezando a caer las fichas del tablero, y en este caso todavía hay algunos pendientes que son los principales responsables de esta crisis por la que está atravesando Coahuila”, señaló el legislador, que urgió a aclarar toda la trama de la llamada “megadeuda”. (Con información de Agencia Reforma, Animal Político, San Antonio Express News y Néstor González)