Lo que sería un fin de semana de caza y Acción de Gracias para dos texanos se convirtió en una total pesadilla en Villa Unión, cuando se toparon con hombres armados que los apuntaban directamente.

En entrevista para The Daily Beast, Donald Chapman de 62 años y su sobrino Colby Williams de 30, señalaron que los hombres armados los emboscaron el domingo.

Los cazadores estaban ubicados en un rancho e iban con un sólo propósito, cazar ciervos.

Al enfrentarse a los narcotraficantes, lo único que pasó por su mente fue terminar muertos.

“Nos dijeron que obedeciéramos a sus órdenes y nos tiramos al suelo, posteriormente, pusieron sus armas sobre nuestros hombros”, señaló.

Asimismo, comentaron que sus captores les retiraron por precaución sus teléfonos celulares y sus rifles de caza.

Otra de las cosas que les sorprendió, es que fueron tratados bastante bien por el cártel, que además de liberarlos, les lavaron la camioneta y llenaron el tanque de gasolina.

“No hay problema, ustedes estarán bien, no lastimamos americanos”, les mencionaron.