‘Presidente, déjese ayudar’; exigen gobernadores vacunas ‘sin sacar tajada’

‘Inmunizar es un deber público que no debe subordinarse al interés político o de coyuntura’, advierte Alianza Federalista
‘Presidente, déjese ayudar’; exigen gobernadores vacunas ‘sin sacar tajada’
Escuchar Nota

Saltillo, Coah-. “Presidente, déjese ayudar”, pidieron los gobernadores de la Alianza Federalista, a Andrés Manuel Lóbrador, en un intento por garantizar el éxito de la distribución y aplicación de la vacuna contra el coronavirus y dejar de lado “politiquerías”, “descalificaciones” y el manejo “centralizado de la pandemia”, pues “están de por medio vidas humanas”.

Le exigieron que la campaña de vacunación contra el Covid-19, la cual inicia la próxima semana para el personal médico de la primera línea de combate, se desarrolle “sin politiquería“ y “en condiciones justas, equitativas y responsables”, y también le pidieron que deje de lado decisiones “unilaterales” y “centralizadas” para garantizar el éxito del despliegue sanitario.

“La vacuna es un tema que no admite descalificaciones y, mucho menos, el vano y simplista recurso a la “politiquería” con el que usted responde a la genuina preocupación social. Nadie pretende politizar la enfermedad y mucho menos su cura. A ninguno de nosotros esta pandemia cayó como anillo al dedo para afianzar un proyecto político personal o partidista”, dijeron los gobernadores aliancistas, en un comunicado que firmaron desde Tamaulipas, en donde la Alianza sesionó este miércoles.

Tras las exigencias de los gobernadores que integran la Alianza Federalista respecto a la distribución de la vacuna antiCovid, específicamente que no se centralice la logística ni que se aproveche la inoculación con fines electorales, aseguraron que le tienen la mano tendida al Presidente de México.

Esto con el fin de hacer lo necesario para superar la emergencia sanitaria debido al incremento en el número de contagios y la respuesta poco responsable de los ciudadanos, al llamado que desde sus entidades han hecho para mantenerse en casa, guardar distancia y ser responsables, como en el uso del cubrebocas.

“Queremos saber qué nos toca hacer y cómo vamos a involucrar a la sociedad para que haga su parte.

“Queremos transparencia, información y reglas claras. La inmunización es un reto sin precedentes. Hay vidas humanas en riesgo. Nos debemos unir en el propósito de salvarlas. No se vale sacar tajada de la angustia y la desesperación de las personas”, señalaron a través de un comunicado.

Cuestionaron el programa tandarizado que diseñó la Secretaría de Salud federal para distribuir la vacuna, pues en el mejor de los casos, pasará más de un año para que las aplicaciones se desarrollen de manera universal.

“No aceptamos que las personas de nuestros estados tengan que esperar más de 18 meses para ser vacunados. Por tanto, urgimos a concertar una estrategia nacional eficaz, incluyente y cooperativa.

“Exigimos se convoque a la brevedad al Consejo de Salubridad General, autoridad constitucional máxima para normar, coordinar y ejecutar las acciones pertinentes para superar una enfermedad de esta naturaleza”.

Lo anterior, para que “el Consejo, en ejercicio de sus atribuciones, decida con transparencia y objetividad cómo y cuándo llegará la vacuna a cada mexicano”, considerando el cronograma, fases por población objetivo de aplicación, criterios de distribución y reparto, protocolos para la conservación en frío, medidas para prevenir la especulación, captura o uso clientelar o electoral de la vacuna, así como las formas y modalidades de participación de los gobiernos locales y el sector privado.

“Presidente, déjese ayudar”, le dijeron en un comuncado que firmaron los 10 integrantes de la Alianza: Miguel Ángel Riquelme (Coahuila); Jaime Rodríguez Calderón (Nuevo León); José Rosas Aispuro (Durango); Silvano Aureoles (Michoacán), Enrique Alfaro Ramírez (Jalisco); José Ignacio Peralta (Colima); Diego Sinhué Rodríguez (Guanajuato); Javier Corral Jurado (Chihuahua); Martín Orozco Sandoval (Aguascalientes) y, el anfitrión, Francisco Garcia Cabeza de Vaca.

Aseguraron que desde el inicio de la contingencia, “el Gobierno federal ha contado con nuestra plena disposición para hacer cumplir las disposiciones de la autoridad sanitaria. Tomamos la iniciativa desde que se declaró la emergencia sanitaria y hemos asumido nuestra responsabilidad sin mezquindad ni sesgos ideológicos o políticos.

“En condiciones económicas y presupuestales adversas, y en plena transición al Insabi, nuestros sistemas locales de salud han ofrecido información, atención y cuidados a los ciudadanos, incluso en sustitución de la Federación”.

Consideraron que la producción de la vacuna “es una buena noticia para la humanidad”, pues “nos permitirá superar esta crisis y recuperar gradualmente nuestra normalidad”, pero para ello es indispensable que la vacunación se desarrolle “con ética”, y “que nadie saque provecho de la cura a una enfermedad que nos ha marcado como generación. Inmunizar a nuestra población es un deber público que no se debe subordinar jamás a intereses políticos o de coyuntura.

“Lo que nunca aceptaremos es que ni siquiera se nos informe con claridad cuándo y en qué condiciones tendremos acceso a la vacuna”, reza el comunicado.